La historia de Claudia E Henao Gómez

Nací el 20 de abril de 1970, en el seno de una familia tradicional turbeña, les decían los Gómez. Mi abuela materna fue una matrona en el bello municipio de Turbo, se llamaba Benilda Ruìz pero era conocida como “la señora negra”. Era una mujer negra, robusta, de 1.70 de estatura, pelo prieto, de nariz chata; para mí hermosa por dentro y por fuera. Mi madre se llamaba Elsy Esther Gómez Ruíz. Ella me tuvo muy joven, a los dieciséis años (menor de edad).  Mi abuelo era un hombre muy conservador y no vio con buenos ojos que mi madre quedara en embarazo a tan temprana edad pensaba que mi madre era muy joven para lidiar con una bebé. Entonces mis abuelos decidieron criarme. Crecí al lado de mis abuelos y mis tíos. Mi madre se fue a vivir a los 6 años de yo haber nacido con su esposo a un sitio conocido en Turbo como “La Punta” y ella tuvo 3 hijos con él: dos mujeres y un varón. (Sonia, Sandra y Franklin).

Los Gómez, como cariñosamente le decían a mi familia, vivíamos al lado de residencias Marcela, en el centro del pueblo. Recuerdo que en ésa época se vivía del “contrabando” en mi lindo municipio, se veía como algo “Normal”, no como un delito, era una forma de sustento de las familias turbeñas. Mi familia traía contrabando de Panamá y era uno de los sustentos, porque también entraban ingresos producto de un restaurante llamado “El Dragón de Oro”. A mi corta edad disfrutaba de los juguetes y cosas novedosas que traían de Panamá. Rememoro esos momentos y me parece ver todavía desfilar a muchas personas por la casa de mis abuelos, porque creo que generaban mucho empleo; unos llegaban a fiar mercancía para venderla en San Andresito o en Medellín; otros pendientes de una “chamba”, pero todos felices. En antaño, no había tanta escasez de recursos como ahora, casi todo el mundo se conocía y los padres de mis amiguitos eran también amigos de mis padres.

A la edad de siete años cursé mi primer grado en el colegio “Sagrado Corazón” en (Turbo), mi profesora se llamaba Carmelina Meléndez y también pertenecía a una familia tradicional. Terminé ese grado con la máxima nota ocupando el primer puesto. Al próximo año, me fui a cursar mi primaria y bachillerato en el colegio Palermo de San José en Medellín. Cuando terminaba de cursar tercero bachillerato (hoy noveno grado),  falleció mi madre; ella a sus 29 años y yo con tan sólo 13 años de edad. Mamá había estado viviendo en Miami 6 meses, y estuvo con nosotros un mes. Tres noches antes de ese trágico accidente, ella se despidió de mi abuela, de mi tía “Rosa” y de algunos familiares. Mi madre nos dijo que una clarividente le había dicho que si montaba carro del 4 al 8 de diciembre se iba a accidentar. Además, dicho accidente lo veía en un carro rojo. Precisamente, ese 4 de diciembre de 1983 nos fuimos de paseo y, así cueste creerlo, de regreso ella muere como lo pronosticó la clarividente. Me terminé de criar con mi tía Rosa Gómez, quien me quiso como a una hija y culminé mi bachillerato con honores. Casi siempre pasábamos las vacaciones de mitad de año y de diciembre en Urabá. Nos reuníamos en la casa de mis abuelos o en la finca de mi tía “Candé”, que estaba ubicada en la vereda Manuel Cuello. Fueron épocas muy lindas, de juegos infantiles, de compartir con los trabajadores y sus hijos los regalos que se traían de “contrabando”. Ante la calamidad de la muerte de mi madre, mis tías se repartieron las obligaciones de mis hermanos: mi tía Rosa cuidaría de mi hermano y de mí, y mi tía “Candé”. Como cariñosamente le decían, cuidaría de mis dos hermanas.

WhatsApp Image 2018-07-17 at 9.38.51 PM

Cuando terminé el bachillerato viajamos a México y mis hermanos se quedaron en Medellín cursando sus estudios. Me matricularon en la Universidad Autónoma de México (UNAM) en la Facultad de Odontología. Pero el día que iniciaba clases le dije a mi tía que no quería quedarme sola en esa ciudad y tan lejos de todos, así que viajé a la ciudad de Nueva York a encontrarme con mi tía (Rosa) y primos. Mi tía me dijo: “¡debes aprender a andar en esta ciudad!; te voy a comprar un mapa y ese va a ser tu guía”. Yo tenía pase de conducción, porque mi tía me lo había sacado cuando cumplí 16 años y me habían enseñado a conducir a los doce. El caso es que debía llevar a estudiar a mis primos a hacer su High School e ir al New York Collage (Universidad de Nueva York) a estudiar inglés. Allí tan solo viví 6 meses. Casi me ahogo en unas vacaciones de verano en Fort Lauderdale (Miami), y mi abuela me hizo regresar a Colombia. Llegué a Medellín pero quise estudiar en Bogotá y me matriculé con mi mejor amiga en la Universidad San Martin en la Facultad de Odontología. Ocupé el tercer puesto entre 90 egresados. En esa ciudad conocí al que fuese después el papá de mis 2 hijos mayores y me casé en Medellín recién graduada. Volví a Urabá a hacer mi año rural en San Juan de Urabá y me encontré en las playas de Uveros (San Juan de Urabá) con el señor Guillermo Cerén, quien fuese el alcalde de Turbo en ese entonces, me dijo que una vez terminado el año rural en San Juan de Urabá me fuese a laborar al Hospital Francisco Valderrama de Turbo. Así fue como me crearon el cargo de odontóloga de planta en el hospital Francisco Valderrama de Turbo en 1996, gracias al doctor Guillermo Cerén. Después de un año de estar laborando ahí me separé de mi esposo. En el Hospital Francisco Valderrama al año, me nombraron como coordinadora de éste servicio, el cual había ganado el premio al mejor servicio calificado por usuarios y funcionarios, premio que continuó durante mis dos años de coordinación. Terminé mi contrato y allí conocí (en el Hospital Francisco Valderrama) al padre de mi tercer hijo, (Gerónimo) y vivimos 6 años. Durante ese tiempo viajamos a Puerto Príncipe, República Dominicana, Panamá y Venezuela por cuestiones de negocios. Al separarnos me instalé en Turbo y me dediqué a atender mi propia IPS (Clinisonrisas S.A.S), en la cual me desempeño como odontóloga, labor que ejerzo con mucho amor y sentido social. Empecé a importar guantes de látex desde Malasia, tuve la primera y única Certificación de Almacenamiento y Acondicionamiento de Dispositivos Médicos (CCAA), otorgado por el INVIMA en Urabá. Mi hijo mayor (Christian) estudia actualmente en Medellín contaduría, toma grado en diciembre Dios mediante, y se acaba de graduar en Administración de Negocios en la Universidad EAFIT.  Mi hija Geraldine cursa octavo semestre de Derecho en la Universidad del SINÚ en Cartagena. Y mi hijo menor (Gerónimo) actualmente cursa décimo grado de bachillerato en el Instituto Unibán. Yo, además de ejercer como odontóloga, contratar con el estado, el sector privado y de incursionar en las importaciones, hice una especialización de Gerencia en Servicios de Salud, diplomado en Administración pública, entre otros estudios que he realizado. También me propuse trabajar en la parte social y aspirar a la alcaldía de mi municipio, proyecto en el que estoy trabajando actualmente acompañada de un grupo maravilloso de hombres y mujeres. Y, que con la ayuda de Dios, aspiro sacar adelante.

Código ISSN: 2538 9807 (En línea). COPYRIGHT © 2017 Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de la Revista Urabá Premium.

45 comentarios en “La historia de Claudia E Henao Gómez

  1. Una mujer líder en todo el sentido de la palabra , maravillosa , emprendedora, sencilla , alegre , inteligente …
    Mi completa admiración.

  2. Mis mejores deseos y muchas bendiciones para Usted Dra. CLAUDIA HENAO, excelente lider en la región de Urabá, maravillosa historia narrada por una gran mujer🌺

  3. Ejemplar historia de vida, fui compañero de estudios en la escuela primaria San Martín de Porres de Turbo de tu tío el Ingeniero Civil Carlos Gómez Ruiz. Felicitaciones!

  4. Al leer la vida grata de Claudia Henao,recuerdo la familia Gòmez Berrio…y con mucho cariño a la matrona…doña benilda,la negra…hogar netamente turbeño y querido por todos los moradores de este amado terròn…Claudia, es el efecto hermoso de tanto afecto…sabiendo como estoy ahora de su periplo por el mumdo en busca de mejores horizontes…llego a la conclusiòn que no le regalaron nada al cumplir con sus sueños…hechos realidades a punto de tesòn, estudio, sacrificio y mimos…esas condiciones fueron la mecha encendida para forjar su caràcter libre, espontàneo,profesional…ha viajado por la vida..tumbando molinos de vientos…tal vez de envidia, o incomprensiones…a Claudia, hay que aplaudirle sus agradecimiento y amor por todos los que le ayudaron a cumplir sus metas…su familia, sus hijos, sus consortes estàn vivos en su corazòn siempre..como profesional de la saludç-odontòlogaç-ha sido integra, humilde e interesada para que las cosas en ese entorno de muchos intereses..mejoren..hoy, aspira en la vida pùblica aspira regir algunb dìa, regir los destinos de su pueblo amado, TURBO,estoy seguro que con ese bagaje, amor, experiencia y sentido de pertenencia…lo lograrà..suerte mujer..hermosa por demàs..

  5. Dios me brindo la maravillosa oportunidad de conocerla en el tiempo que llegue a turbo. Ella me abrio las puertas de su casa y corazon, se porto como una hermana en mis momentos de soledad siempre me daba consejos para continuar mi camin. CLAUDIA HENAO es un mujer admirable, comprometida, siempre es positiva en lo que emprende, en muy noble, tiene pendiente que las personas esten bien, le gusta la igualdad, es honrada, vela por las necesidades de los demas no escatima nada, ama ese bello puerto de TURBO, ella para mi es una gran mujer, amiga, hermana, Madre, nieta de lo que pude vivor con ella. Que bueno poder decirtelo por aca y agradecerte tanto. Mi admiracion desde el fondo de mi corazon. Se que eres una mujer de Dios Amiga y actuas agradandole a El. Te quiero y te recuerdo espero algun dia volverte a abrazar.

  6. Claudia Gómez, es una mujer líder, con un gran sentido de servicio, y de ayudar a las personas que más lo necesiten, una mujer virtuosa, con gran sentido de pertenencia y lucha por la verdad y por su región.

  7. Doc que linda. Tenes un gran espíritu de superación. Sos un ejemplo a seguir, bendiciones. Con Dios por delante todos tus proyectos serán materializados.
    Gracias por compartir esa historia tan linda.

  8. Una persona muy humana, con alto sentido social. Éxitos en cada proyecto, se que de donde este siempre extiende la mano para ayudar a todos.

    1. gracias sobrina por ser una mujer tan emprendedora y decidida en est3 nvo proyecto de vida que yo se que con la ayuda de mi DIOS vas a salir triunfadora como la nva alcaldesa de turbo

  9. Verás recompensado tu propósito. Naciste con buena estrella y sé que ella te guiará, tienes el perrenque de unas mujeres que si dejaron huella en mi como no con la niña consentida de los Gomez. El que recuerdes y compartas tus raíces te hace grande.

    Me llenaste de lindos y conmovedores recuerdos

    Clau para este nuevo proyecto deseo nuestro Dios nos bendiga. Hoy representas mucho para los Turbeños.  Representas las mujeres y somos mayoría. Pa’lante. Eres una persona muy talentosa y valiosa. no dudo que tendrás los mayores éxitos en este proyecto. Te deseo toda la suerte que te mereces

    Un abrazo!

  10. Con la ayuda De Dios y tu carácter podrás seguir conquistando todas tus metas. Eres única Claudia Ocupas un lugar muy importante en mi corazón. Te quiero y recuerdo mucho.

  11. Gracias a Dios voy a tener la posibilidad de servir a mi Distrito. Cuando los sueños tropiezan con la perseverancia, el resultado es el èxito.

    1. Hola Claudia, tu historia me trajo lindos recuerdos de esos seres tan especiales que ya partieron. Muchos años sin verte, algún día iré a Turbo. Exitos en tus proyectos…Un abrazo.

  12. conozco a claudia de muchos años y se que es una persona autentica y muy buena gente, le gusta ayudar a los demas sin recibir nada a cambio ,muy trabajadora y muy honesta, ella sabe que mi familia y yo la queremos como a una hermana e hija. yo se que ella todo lo que se propone lo logra y asi sera con la ayuda de Dios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.