La Unión Europea y la Gobernación de Antioquia le apuestan al futuro de Urabá

Captura de pantalla 2018-06-20 a la(s) 5.23.48 p. m.Por: Sebastián Puerta – Foto: Sergio Gutiérrez

Iniciaré este artículo citando un verso de la canción “Un sol de esperanza” del artista urabaense, Anthony, que dice así: “Amanece y hay un motivo para salir a trabajar, le doy un beso a mi familia y un nuevo sueño voy a sembrar”. La cito porque eso somos los habitantes de esta tierra, gente que día a día quiere, y espera, superarse, progresar y crecer; por eso, aplaudimos las iniciativas que motivan a que eso suceda en la región.

Desde el año 2015 la Unión Europea en conjunto con la Gobernación de Antioquia, le ha apostado a la formación académica y  emprendedora de los habitantes de la zona mediante el convenio: Generación de capacidades para acceder al empleo y el emprendimiento con el fin de reducir la pobreza, la exclusión social y los riesgos de la economía formal en Urabá.

El proyecto, financiado en un 80% por la Unión Europea y en un 20% por la Gobernación de Antioquia, consiste en brindarles a los habitantes de los 11 municipios de la sub-región, la oportunidad de capacitarse mediante cursos, diplomados y carreras técnicas para poder enfrentar el campo laboral de una manera más apropiada. “Nosotros iniciamos dictando diplomados y beneficiamos a 14.000 personas en una primera fase. En la segunda fase, desarrollamos ocho técnicas en diferentes áreas estratégicas, junto con el Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia (CTA) hicimos una investigación sobre tendencias ocupacionales a corto y mediano plazo en la región; y gracias a esos resultados, pudimos llegar con una oferta pertinente a cada uno de los municipios“, comenta Luis Eduardo Cuervo Tafur, gerente del convenio.

Es así como las técnicas seleccionadas para dictarse son: agricultura orgánica, mercadeo, refrigeración y aires acondicionados, auxiliar administrativo de fincas bananeras, asistencia administrativa, mercadeo y agente de turismo, entrenamiento deportivo y logística aduanera. Estas técnicas tienen una duración de 600 horas, donde 300 son teóricas y las otras 300 son prácticas; y están beneficiando a 1.500 estudiantes.

Gracias a las articulaciones con algunas empresas los estudiantes también tendrán la posibilidad, no solo de hacer las prácticas, sino de aspirar a quedarse laborando en estas entidades. “Con las empresas son unos convenios que tenemos formalizados para que estas personas sean prioridad para poder ser vinculadas laboralmente. Nosotros ya tenemos muchas personas que se han beneficiado. Nuestra meta es llegar, al menos, en el marco lógico, a 300 personas, pero estamos completamente seguros de que vamos a superar esta cifra.  Por citar un caso, tenemos un convenio con Augura, que es la asociación de todas las empresas productoras de la fruta del banano,  ahí se están beneficiando, haciendo la técnica en administración de fincas bananeras cerca de 220 personas que Augura nos asegura que van a ser prioridad para poderlas vincular laboralmente”.

Unión Europea Fotografía Sergio Gutiérrez 1

Cuervo Tafur comenta sobre el impacto positivo que ha tenido este proyecto en la zona: “Inicialmente pensábamos que beneficiar a 14.000 personas con el convenio era una meta muy ambiciosa, pero en el desarrollo de las actividades que nos obliga el marco lógico, podemos decir que estamos en 22.000 personas beneficiadas y estamos muy confiados de que vamos a llegar a los 26.000  habitantes que se han favorecido de todas las actividades que hemos venido desarrollando en el tema de empleo y emprendimiento en la zona”.

Este proyecto se divide en cuatro componentes fundamentales: formación para el empleo, cultura del emprendimiento, competencias y derechos ciudadanos, y escenarios para el empleo y el emprendimiento. Llega a los 11 municipios de la región de Urabá y se pueden beneficiar jóvenes y adultos entre los 14 y 58 años, por lo que la edad no es excusa para no seguir nuestros sueños.

El Convenio, según los indicadores, va por buen camino, dice el Gerente: “Estamos muy contentos, porque hicimos una encuesta  a finales del año pasado, donde nosotros teníamos el compromiso de que, al menos, el 50% de la población conociera el Convenio y nos arrojó como resultado que el 63% de las personas encuestadas lo conocen y tienen buenas palabras para referirse al mismo; entonces, eso de verdad que nos llena de satisfacción, porque era un compromiso que teníamos con la región de Urabá”.

A parte de contribuir con la educación de la zona, también este proyecto, según Cuervo Tafur, le apuesta al emprendimiento. “Y tenemos una muy buena noticia, vamos a tratar con unos recursos que nos dejó utilizar la Unión Europea de rematar el proyecto con unos apoyos a unos capitales semillas y con esto darles el empuje a las personas de Urabá para que inicien y arranquen con su negocio que muchas veces se ve frustrado precisamente por la falta de ayuda inicial para poder salir adelante”.

Como estos proyectos, esperamos que lleguen muchos más a nuestra región, ya que fomentan en nosotros una cultura en la que la prioridad es la educación y el emprender, estas iniciativas motivan y dan muestra de que Urabá es tierra de personas que siempre buscan superarse.

La felicidad va de la mano con la familia

Kelly Cristina García Borja es una joven de 25 años, quien tras recibir el llamado de la maternidad no pudo continuar con su proceso educativo después de culminar sus estudios de bachillerato, pero ahora encontró en este convenio una alternativa para perseguir nuevamente sus sueños.

Ella está estudiando la técnica en Entrenamiento deportivo y se encuentra en su etapa de practicante en el IMDER Apartadó. “El deporte siempre ha sido algo que a mí me ha gustado, pero no había tenido la oportunidad de desarrollar esa capacidad como lo estoy haciendo ahora; porque el deporte yo lo había practicado al estar en equipos de fútbol y baloncesto por ejemplo, pero ahora tengo la capacidad de liderar un grupo de actividad física”.

También siente que esta experiencia le ha abierto muchas puertas: “Porque por medio del IMDER siempre se da uno mucho a conocer, ya que nosotros no solo estamos haciendo prácticas aquí en el casco urbano de Apartadó, sino que también estamos saliendo al área rural; hemos ido a corregimientos y veredas como San José, Naranjales, El Guineo, entre otros muchos lugares y trabajamos con toda la población desde la infantil hasta el adulto mayor”.

Ella tiene dos hijos, una niña de seis años y un pequeño de cuatro, a quienes junto a su esposo Freddy Alonso Quiroz, les enseña cada día que después de la unión familiar lo más importante es la educación. “Mi esposo también está estudiando, pero él escogió la técnica en Refrigeración y aires acondicionados”.

Esta apartadoseña que vive en el barrio Primero de mayo entiende que lo primordial es el estudio y le agradece a la Unión Europea y a la Gobernación de Antioquia esta oportunidad que les están dando a las personas de Urabá. “Muchas personas no se interesan por el estudio porque dicen que no les gusta o que no lo necesitan, puesto que quieren es trabajar y tener plata inmediatamente, pero yo creo que lo más viable para nosotros es seguir los pasos educativos. Todos podemos prepararnos y seguir caminando para poder llegar hasta donde queramos”.

El deseo de aprender es el deseo de vivir

María - Fotografía Gladys Seña
Foto: Gladis Seña

Buscando un mejor futuro, y, junto a su madre y su pequeña hermana, llega María Yuleicy Pérez al municipio de Turbo hace nueve años. Ella es una mujer activa a quien desde siempre le ha gustado estudiar. “Nací en el municipio de Unguía, Chocó, el 14 de noviembre de 1989. Tengo 28 años y hace nueve vivo en Turbo. Tenía 20 años cuando me vine a vivir acá; gracias a Dios Turbo me recibió de una manera muy acogedora, he logrado estudiar, me he superado mucho, así que estoy muy agradecida con el municipio”.

Su búsqueda por la superación académica la llevó a conocer el convenio de la Unión Europea y la Gobernación de Antioquia. “Por medio de una amiga de la Personería municipal de Turbo, conocí sobre el proyecto. Ella me informó y fui a donde estaban haciendo las inscripciones, me explicaron cómo era y yo me inscribí. Empecé con las capacitaciones de habilidades para la vida, luego continué con el diplomado de turismo, de una intensidad de 100 horas, y lo hice el año pasado en noviembre; por último, hice la técnica de Mercadeo y agente de turismo. En julio, si Dios quiere, nos graduamos”.

Ella vive en el barrio Jesús Mora y su amor por conocer el municipio que la acogió fue la razón fundamental por la cual escogió su carrera. “La idea empezó por las ganas de conocer, porque al estudiar turismo se explora, se conoce, se sale y yo siempre tuve las ganas de conocer todo lo que Turbo tuviera, y se me dio esa oportunidad; eso me motivó demasiado. Turbo tiene mucho para mostrar y tiene un potencial turístico excelente”.

Afirma que esta experiencia le sirvió en su vida laboral y personal. “Mi vida ha cambiado un 100% porque a nivel personal me enseñaron la importancia de saber tratar a una persona, lo importante que es superarse para poder mejorar la calidad de vida, los conocimientos y he aprendido a conocer, a explorar”.

Ella nos cuenta un poco de sus pensamientos sobre el convenio. “Esta alianza me parece una gran oportunidad para las personas de escasos recursos; es muy importante, porque el límite de edad es muy amplio y les permite superarse. Ellos –los responsables del convenio- ofrecen el servicio y es una gran oportunidad, porque a nivel personal nos ayuda a crecer y nos ayuda a formarnos a nivel profesional”.

Código ISSN: 2538 9807 (En línea). COPYRIGHT © 2017 Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de la Revista Urabá Premium.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.