Triganá, selva y mar

Por Dellis Milena Murillo Perea

Los paisajes de Urabá son de contrastes. Nuestras combinaciones de playa y selva hacen de la región un destino perfecto para descansar en conexión con la naturaleza.
Un perfecto ejemplo de esto es Triganá, corregimiento del municipio de Acandí, perteneciente al departamento del Chocó, en el golfo de Urabá. Rodeado por el mar Caribe y la selva del Darién, el segundo pulmón de América.

Las playas de Triganá son mágicas, algunas tienen arena oscura y otras poseen arena blanca, el mar tiene varios tonos de azules y verdes, con barreras coralinas que albergan distintos peces con llamativos colores, un ambiente perfecto para la práctica de snorkel o buceo.

Foto por: Dellis Milena Murillo Perea
Foto por: Camilo Carvajal Calle

En este corregimiento hay numerosos lugares para visitar, la Loma del Cielo, el Río Ciego, la Reserva Natural Sasardí, entre otros.

Triganá también es sinónimo de tortugas marinas canaá, las más grandes del mundo, con aproximadamente 700 kilogramos, llegan en abril y mayo para el desove, excavan con sus aletas huecos de poca profundidad donde dejan alrededor de 120 huevos.

Nuestro territorio está repleto de tesoros naturales que comienzan a salir poco a poco a la luz para el disfrute de todos.

Código ISSN: 2538 9807 (En línea). COPYRIGHT © 2017 Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de la Revista Urabá Premium.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.