Necoclí, murales de historia

Por: Aura María Estrada – Fotos: Yenlid Julieth Flórez

Fue fundado en el año de 1509 y desde entonces, sus mares, festividades, cultura y gente han hecho de este un paraíso real.

Sus calles, ya no las trochas de antes, guardan lo que fue en sus inicios, un pueblo que albergó a españoles e indígenas, a negros y mestizos, un municipio que se empezó a mover por la bulla o esa que hoy conocemos como bullerengue, sus máximos exponentes, los que se gozan al ritmo de un tambor y aquellos que después de tantos esfuerzos han marcado un golazo en nombre de esta tierra.

En las paredes de Necoclí reposa la historia, se siente el arte, se vive la danza y reviven los personajes. Obras hechas por grandes pintores, entre ellos: Pedro Carvajal y Alejandro Álzate, oriundos de este municipio que arrulla con la magia. Los colores de sus murales resaltan la festividad de cada momento, sus líneas y trazos demuestran la esencia de cada hecho que marcó a esta tierra.

Cangrejo

Deslumbrantes paisajes vestidos de azul del mar y el cielo, enmarcan gran parte de las paredes, el verde, amarillo y rojo la variedad de la naturaleza, sus flores y faunas. Los rostros de Juan Guillermo Cuadrado y Eloísa Garcés están presente marcando las raíces. Mientras tanto, en una de las avenidas principales, una reliquia retrata los rostros de aquellos que son historia y de algunos que aún viven, que lucharon y dejaron huellas en Necoclí: alcaldes, profesores, gobernadores, concejales, parteras… pintados en escala de grises pero que se roba la mirada de turistas y de la comunidad.

Sus playas también son ese componente diverso y paradisíaco que se roba las miradas, objetos y lugares que demuestran las distintas manifestaciones de lo artístico en Necoclí.

Coche.jpeg

 

Código ISSN: 2538 9807 (En línea). COPYRIGHT © 2017 Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de la Revista Urabá Premium.

Deja un comentario