Piedras blancas: la cascada que está mandando la parada

Por: Aura María Estrada Galeano

Y cuando los indígenas llamaron en su lengua El valle de las piedras a Mutatá, le hicieron mención a una de las riquezas más características de este municipio. Y es que percibir el verde de las montañas y ver las aguas, a veces mansas y muchas otras con presión, ha sido el paisaje regalado por la naturaleza a la región.

IMG-20170527-WA0007

A solo 25 minutos aproximadamente, y dependiendo de cuán sea la emoción para dar un chapuzón de esos que refrescan hasta los sentidos, se encuentra uno de los paraísos que se puede disfrutar a orilla de carretera. Un letrero ha  de avisar que se ha llegado a Piedras blancas, un lugar muy mencionado y que se queda en  el recuerdo de quienes lo visitan.

Al fondo, una cascada que baja con fuerza y acaba en una posa que relaja con sus burbujas, acompañada de grandes piedras que sirven para reposar, hacer un buen fogón o tirarse un enérgico chapuzón.

Al otro extremo, debajo de un puente, una posa transparente que deja ver los peces que adornan el paso, es calmada y el silbido de las aves se convierte en un relajante. Las risas se escuchan mientras los brazos van contra la corriente y la adrenalina es más fuerte cuando se tiran de aquel puente. Un destino que amererita la parada al lado de una sancochada y que entre risas y encantos, más se va disfrutando.

 

 

 

 

 

 

Código ISSN: 2538 9807 (En línea). COPYRIGHT © 2017 Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de la Revista Urabá Premium.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.